¿Qué diferencias hay entre préstamo personal, al consumo y rápido?

Cuando necesita una suma de dinero para pagar gastos adicionales, como comprar un automóvil, viajar o un teléfono inteligente, y no puede pagar los gastos, la solución es solicitar un préstamo. En estas circunstancias, los préstamos personales, los préstamos al consumo y los préstamos rápidos suelen ser intercambiables, pero existen diferencias entre estos productos. Los préstamos al consumo y préstamos rápidos son, ambos, un tipo de préstamo personal.

En este artículo veremos en qué consiste cada tipo de préstamo, así como un resumen de las principales diferencias en cuanto al tipo de interés, importe, plazo, finalidad y requisitos.

¿Qué es un préstamo personal?

Este tipo de préstamo es un producto bancario, el cliente recibe una determinada cantidad de dinero de una entidad de crédito y se compromete a reembolsar el préstamo periódicamente y pagar los intereses correspondientes en un plazo determinado.

Los préstamos personales no requieren garantías especiales, porque ocurre en préstamos hipotecarios, que cuentan con garantías de vivienda. La única garantía de un préstamo personal es la solvencia de la persona que solicita el préstamo. Para verificar su solvencia, el banco puede pedirle que proporcione nómina y otra información para analizar sus activos y otros gastos.

Si el préstamo no se reembolsa dentro del período especificado, el deudor está obligado a reembolsar la deuda con todos sus activos, es decir, con sus activos actuales y futuros.

En los préstamos personales, existen diferentes tipos según su finalidad o otorgan flexibilidad. Entre estos tipos, los más habituales son los préstamos al consumo y los préstamos express, aunque existen otros tipos de préstamos personales, como los préstamos para estudios.

Préstamo al consumo

Un préstamo de consumo es un préstamo personal, que se caracteriza porque el dinero prestado se suele usar para la compra o financiación de bienes, como la compra de coches, electrodomésticos … en función de su finalidad prevista. Diciéndolo de manera simple, son préstamos que se usan para comprar bienes de consumo.

Dichos préstamos están regulados por la Ley Nº 16/2011, que brinda una protección especial a los consumidores.

Préstamo rápido

Un préstamo rápido es un préstamo personal que se emite más rápido. Para acelerar el proceso, el prestamista simplificó el análisis de riesgo del cliente, pero esto daría lugar a mayores costos de préstamo. En muchos casos, son concedidos por empresas que no están reguladas por el Banco de España.

Diferencias entre los préstamos personales, al consumo y rápidos

 

                                       Personal                               Consumo                   Rápido

Tipo de interés          6-10 %                                       0-15 %                          15-20 %

Importe                        1000 € a 90.000 €                 200 € a 75.000 €       600 € a 10.000 €

Plazo                              Hasta 15 años                           Hasta 10 años             Hasta 10 años

Finalidad                    Financiar                                   Compra bien               Gasto imprevisto

cualquier gasto                        de consumo

Requisitos                 Nómina y declaración             Nómina y                      Cuenta e ingresos

patrimonio

Dado que todos estos tipos de préstamos son préstamos personales, lo que tienen en común es que el contrato debe especificar el plazo para el pago de deudas, intereses, comisiones y gastos. El prestatario debe proporcionar al cliente un presupuesto vinculante con todas las condiciones, válido por 10 días.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en las estrellas para puntuar!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *